Home
Sobre Antonio Miranda
Currículo Lattes
Grupo Renovación
Cuatro Tablas
Terra Brasilis
Em Destaque
Textos en Español
Xulio Formoso
Livro de Visitas
Colaboradores
Links Temáticos
Indique esta página
Sobre Antonio Miranda
 
 


 

POESÍA ESPAÑOLA
Coordinación de AURORA CUEVAS CERVERÓ
Universidad Complutense de Madrid

 

ANTONIO ORIHUELA


(Moguer, Huelva, 1965) es poeta, ensayista y articulista. Su obra literaria e intelectual, de marcado carácter libertario, participa del movimiento colectivo de la poesía de la conciencia desde su emergencia al principio de la década de los noventa. Es doctor en Historia por la Universidad de Sevilla. Como investigador, ha publicado una decena de trabajos acerca de las formaciones sociales precapitalistas en el suroeste de la Península Ibérica, entre las que destaca "Historia de la Prehistoria", Huelva, 1999.

Ha participado en más de 100 exposiciones de poesía visual y publicado poemas visuales en revistas de más de una treintena de países. De igual modo, es destacable su labor como organizador y comisario de exposiciones de esta disciplina.

Desde 1999, coordina los encuentros anuales Voces del extremo, en su Moguer natal, auspiciados por la Fundación Juan Ramón Jiménez. A través de ellos, se ha antologado la obra de una treintena de autores individuales y colectivos. En torno a este encuentro y antología anual, se ha ido consolidando un movimiento poético colectivo que, desde distintas perspectivas, hace centro de sus intereses la denuncia de la injusticia y la marginación social, la reflexión estética y ética acerca de las relaciones que establece el poder instituido con lo real y la necesidad y posibilidad de un cambio del modelo del capitalismo global y postmoderno.

 

TEXTO EN ESPAÑOL – TEXTO EM PORTUGUÊS

 

DISIDENTES - ANTOLOGÍA DE POETAS CRÍTICOS ESPAÑOLES (1990-2014)  Selección y edición de Alberto García-Teresa.  Madrid: La Oveja Roja, 2015.  449 p.  13,5x21,5 cm.  ISBN 978-84-16227-04-4  Ex. bibl. Antonio Miranda

 

 

            LÍNEA DE SANGRE

He venido hasta este campo de almendros que te contiene,

con las muñecas atadas con alambre,

con los ojos vendados de bala,

con tu boca turbia de tierra,

para preguntarte:

¿Por qué no quieres descansar de tanto frío de la Historia?

¿Por qué reclamas un calor de los tuyos que ni dado podría devolverte?

¿Por qué tienen los vivos de tu muerte, más que nunca, aires de inocentes?

 

Aquí me tienes junto a ti, lleno de sospechas,

lleno de un dolor que no se atreve ni a tocarte los árboles.

 

Barro es hoy nuestro nombre, nuestra vergüenza,

ni ahí abajo ni ahí arriba terminó nunca la carnicería.

El crimen no se cierra en esta arboleda,

pero tampoco más allá responde nadie.

 

Mírame por si yo fuera reflejo suficiente de esta vida

como para no contestarme.

 

Mírame, y si me encuentras digno de ti, háblame,

porque yo no te puedo explicar

qué es todo esto que estamos haciendo para que el polvo siga deshaciéndoos,

para que continúe la sed, el hastío y el espanto.

 

Háblame tú, asesinado,

porque la memoria de los tuyos cada vez es más estrecha,

la cambiamos por cucharas de plata

y yo tengo un tajo en la lengua.

 

Háblame, dime lo que he de decir cuando vuelva la tiniebla

y me olfateen tu sangre, tan antigua, vulnerando el terror.

 

Háblame, porque quizás todavía no sea tarde,

porque gente como tú estamos siempre perdiendo y resucitando,

con nosotros tienen los asesinos un trabajo eterno

y yo no quiero guardar vuestros sueños de cara a la pared,

porque la victoria es poder decir, en estos días vacíos,

que hemos ocupado toda la belleza,

todas las desobediencias,

toda la memoria perpleja, a la deriva, de los muertos indóciles

sin nombre en sus tumbas.

 

         De La piel sobre la piel (La mano vegetal, Sevilla, 2005).

 

Vea otros poetas y poemas de ESPAÑA en nuestro Portal de Poesía:
http://www.antoniomiranda.com.br/Iberoamerica/espanha/espanha.html


TEXTO EM PORTUGUÊS
Tradução de Antonio Miranda

        

         LINHA DE SANGUE

Vim até este campo de amêndoas que te inclui,
com os pulsos atados com arame,
com os olhos vendados de bala,
com tua boca turva de terra,
para te perguntar:
por que não queres descansar de tanto frio da Historia?
Por que reclamas um calor dos teus que,
nem regalado, não poderia devolver-te?
Por que têm os olhos vivos de tua morte,
mais do que nunca, ares de inocentes?

Aqui me tens junto a ti, com muitas suspeitas,
cheio de uma dor que nem árvores se atrevem tocar-te.

Barro agora é o nosso nome, nossa vergonha,
nem aí embaixo nem aqui em cima terminou a carniceira.

O crime não termina neste arvoredo,
nem tampouco mais adiante responde alguém.

Mira-me como se eu fosse reflexo suficiente desta vida
como para não me responderes.

Mira-me, e se me consideras digno de ti, fale-me,
porque eu não consigo te explicar
que tudo isso que estamos fazendo
para que o pó siga desfazendo-os,
para que continue a sede, o fastio e o espanto.

Diga-me tu, assassinado,
por que a memória dos teus cada vez é mais estreita,
trocando-as por colheres de prata
e eu tenho um corte na língua.

Fale-me, diz-me o que devo dizer quando a névoa retorne
e me olfateiem teu sangue, tão antigo, vulnerando o terror.

Fale-me, porque talvez ainda não seja tarde,
porque gente como tu estamos sempre perdendo e ressuscitando,
conosco têm os assassinos um trabalho eterno
e eu não pretendo guardar vossos sonhos de cara para a parede,
porque a vitória é poder dizer, neste dias vazios,
que nós ocupamos toda a beleza,
todas as desobediências,
toda a memória perplexa, à deriva, dos mortos indóceis
sem nome em suas tumbas
.

 

Página publicada em março de 2017


 
 
 
  Home Poetas de A a Z Indique este site Sobre A. Miranda Contato
counter create hit
Envie mensagem a webmaster@antoniomiranda.com.br sobre este site da Web.
Copyright © 2004 Antonio Miranda
 
Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Home Contato Página de música Click aqui para pesquisar