Home
Sobre Antonio Miranda
Currículo Lattes
Grupo Renovación
Cuatro Tablas
Terra Brasilis
Em Destaque
Textos en Español
Xulio Formoso
Livro de Visitas
Colaboradores
Links Temáticos
Indique esta página
Sobre Antonio Miranda
 
 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POESÍA ESPAÑOLA
Coordinación de AURORA CUEVAS CERVERÓ
Universidad Complutense de Madrid
 

 

Foto por Claudio Alvarez

ANTONIO MARTÍNEZ SARRIÓN

 

Antonio Martínez Sarrión (Albacete, Castilla-La Mancha; 1 de febrero de 1939) es un poeta y traductor español.

Martínez Sarrión estudió bachillerato en Albacete y se licenció en Derecho en la Universidad de Murcia en 1961. En 1963 marchó a vivir a Madrid, donde trabaja como funcionario público en la Administración Central. Entre 1974 y 1976 codirigió, con Jesús Munárriz y José Esteban, La Ilustración Poética Española e Iberoamericana, revista de poesía de la que aparecieron doce números.

Fue incluido en la famosa antología del crítico José María Castellet Nueve novísimos poetas españoles, que le consagró en la poesía española contemporánea.

Dentro de la común inquietud antirrealista del grupo de los novísimos, Martínez Sarrión destaca por su rebeldía sesentayochista que le hizo admirar la poesía beat y por asumir muy pronto muchas de las referencias culturalistas, irracionalistas, surrealistas y míticas (literatura, cine, jazz) que sus compañeros de camino adoptarían con posterioridad.

En su poesía se mezcla todo en un mismo poema: la cita del poeta, una conversación, una digresión, un recuerdo, una canción de jazz, todo ello en una magnífica ilación que consigue realizar por medio de la ruptura de las formas sintácticas.

La técnica de su quehacer poético ha sido siempre comparada con la del surrealismo, aunque es distinta de aquélla pues

la acumulación de imágenes, aparentemente inconexa, proviene de la voluntad (...) de expresar el caos tal y como se vive. No hay, por tanto, trabajo sobre 'asociaciones libres', sino disgregación consciente de asociaciones lógicas, (...)

 

Otra vertiente de su obra la ocupa el memorialismo. Publicó bastantes diarios y una trilogía de memorias, que ocupa los años de su infancia (Infancia y corrupciones, 1993); su formación universitaria (Una juventud, 1996) y su ascensión a la vida literaria (Jazz y días de lluvia, 2002).

Martínez Sarrión es también un notable traductor del francés. Ha hecho una de las mejores versiones de Las flores del mal de Charles Baudelaire, y ha traducido también a Víctor Hugo Lo que dice la boca de sombra y otros poemas, Premio Stendhal de traducción en 1990. Otros autores trasladados por él al español son Jean Genet, Michel Leiris, Alfred de Musset, Chamfort, Jaccottet y Arthur Rimbaud.

Participó en reiteradas ocasiones como contertulio en los programas televisivos españoles Qué grande es el cine (La 2) y Cine en blanco y negro (Telemadrid), ambos presentados y moderados por José Luis Garci.

Fuente: wikipedia

 

 

TEXTOS EN ESPAÑOL   -   TEXTOS EM PORTUGUÊS

 

Extraído de 

 

POESIA SEMPRE – Revista Semestral de Poesia.  ANO 4 – NÚMERO 7 – JULHO 1996.  Rio de Janeiro: Fundação Biblioteca Nacional, Ministério da Cultura, Departamento Nacional do Livro, 1996.   Ex. bibl. Antonio Miranda

 

 

Thesaurus de I.M.

 

Y como andábamos ya cerca del milagro
decías al azar: "Me gusta Dylan".
(Los roídos tablones que acuna la marea,
el albo flamear de las gaviotas
en la encendida niebla, ese fresco saludo
al ocaso, su gesto

ya más dulce) "¿Sabes? Fue un accidente"

(Desiertas calles coloniales

a la luz fantasmal del lento atardecer...)

Calló tu voz en el teléfono

y repentinamente: Todavía no hemos muerto

te lancé como un rayo, vente

con algo de beber

y sola si es posible.

Vente — decía (discursos exteriores)

con tus ojos de niña asombradísima

que ha robado manzanas en el huerto mayor de la cartuja,

música silenciosa, pequeña perfumada de limón,

joven rama florida, mal amada,

te espero. Y te oía

discutir de minucias, de modos

de transporte, de cruces peligrosos,

de ascensores no seguros del todo. Y así

como ya retrasabas y andábamos por bien pasadas luces

de Nashville,

Dylan dejando su palacio púrpura
acompañó un buen trecho nuestros pasos
mientras tú me besabas en la senda borrada

por las vencidas hojas de los alerces.

Se condensaba tu minúsculo aliento

en grises nubecillas, oh esbelta, rabiosísima,

sensitiva a los aires country songs.

No temas, enlazada,

no se había vuelto a su refugio de espejos y nieblas

el callado muchacho del Mayflower,

si bien algo cansado

cantaba todavía para nosotros Lay

Lady Lay o Desolation Row.

¡Tantos siglos de espera, tanta hiel,

tantos amaneceres ateridos

junto a híspidos cuerpos sin sabor ya y remotos!

Vamos

                   pantera. Sigue
girando el disco en grandes plataformas
lunares. Golden
Years
, mi corza. Qué lágrimas

inmensas y felices frente a la calma del desbordante otoño convocando a los tímidos venados
con su oxidada trompa.
         Solos,

oyendo al Brujo, qué tarde, qué tardísimo,
qué de repente, alegre, dulce mía,
has comprendido toda mi canción.

 

 

 

Ronda de la luz

 

¡Este temblor de junio!
La luz fresca y dorada contra el muro
y el bulto (¿quién?) paralizado,
pensando que tal vez todo fue un sueño,
una loca batalla prescindible
y que la misma luz, ahora disminuida,
disolverá de un trazo abismos de memoria
para esperar ungido el rocío nocturno
que ya tarda
                                                         ya tarda.

 

 

 

Holiday

 

 

Al cabo

de este domingo de piñata profundamente miserable

se abrirá en abanico la semana

de los lunes con un lunar de oro y muchos lápices

de los martes de ríos orquestales

de los miércoles quemados de magnesio

que nadie osará hollar, siempre presentes,

de los jueves con las más frescas lilas goteantes

de los viernes repetidos y rojos como abiertas granadas

de los sábados con danzantes etíopes y timbales

de los domingos todos con tarde rescatada

para jugar al corro bajo el palio infinito

de la luz decayendo hasta el acorde.

 

 

 

TEXTOS EM PORTUGUÊS
Tradução de Antonio Miranda

 

 

 

 

Thesaurus de I. M.

E como andávamos já perto do milagre
dizias ao acaso: "Gosto do Dylan".
(As roídas placas que cunham a maré,
o alvo flamear das gaivotas
na acesa neve, essa fresca saudação
ao acaso, seu gesto
já mais doce) "Sabes? Foi um acidente"
(Desertas ruas coloniais
na luz fantasmal do lento entardecer...)
Calou tua voz ao telefone
e repentinamente: Ainda não morremos
te lancei como um raio, venha
com algo de beber
e sozinha se for possível.
Venha  — dizia (discursos exteriores)
com teus olhos de menina assombradíssima
que roubou maçãs na horta maior da cartuxa,
música silenciosa, pequena perfumada de limão,
jovem ramo florido, mal amada,
te espero. E te ouvia
discutir minúcias, meios
de transporte, cruzamentos perigosos,
elevadores nem sempre seguros. E assim
como já te atrasavas e andávamos por bem passadas luzes
de Nashville,
Dylan deixando seu palácio púrpura
acompanhou um bom pedaço nossos passos
enquanto tu me beijavas na senda apagada
pelas vencidas folhas dos pinheiros.
Teu minúsculo alento se condensava
em cinzentas nuvenzinhas, ó esbelta, raivosíssima,
sensível aos ares country songs.
Não temas, enlaçada,
não havia regressado ao refúgio de espelhos e névoas
o calado rapaz do Mayflower,
se bem que algo cansado
cantava ainda para nós Lay
lady Lay
ou o Desolation Rose.
Tantos séculos de espera, tanto mel,
tantos amanheceres ríspidos
junto a hirtos corpos já sem sabor e remotos!
Vamos
          pantera.  Siga
rodando o disco em grandes plataformas
lunares. Golden
Years,
minha corça. Que lágrimas
imensas e felizes frente à calma do desbordante outono
convocando os tímidos cervos
com sua oxidada tromba.
         Sozinhos,
ouvindo o Bruxo, que tarde, que tardíssimo,
que de repente, alegro, doce minha,
entendeste toda a minha canção.


Ronda de luz

Este tremor de junho!
A luz fresca e dourada contra o muro
e o vulto (quem?) paralisado,
pensando que talvez tudo era um sonho,
uma louca batalha prescindível
e que a mesma luz, agora reduzida,
dissolverá de um traço abismos de memória
para esperar ungido o orvalho noturno
que já tarda
                   já tarda.

 

Holiday

Ao final
deste domingo de piñata* muito miserável
vai abrir-se em leque a semana
de segunda-feira com um sinal de ouro e muitos lápis
das terças-feiras de rios orquestrais
de quarta-feira queimado de magnésio
que ninguém ousará pisar, sempre presentes,
das quintas-feiras com o mais fresco lilás gotejante
das sextas-feiras repetidas e vermelhas abertas granadas
dos sábados com dançantes etíopes e tambores
dos domingos todos com tardes resgatadas
para abater a corrida sob o manto infinito
da luz decaindo até o acorde.

*piñata – uma bricadeira, em uma panela, recheada de doces, totalmente coberta por papel crepom, suspensa no ar a uma altura média de dois metros, onde o participante, vendado, tenta quebra-la com um bastão e, consequentemente, liberar os doces.


 

Página publicada em janeiro de 2018

 


 

 

 
 
 
Home Poetas de A a Z Indique este site Sobre A. Miranda Contato
counter create hit
Envie mensagem a webmaster@antoniomiranda.com.br sobre este site da Web.
Copyright © 2004 Antonio Miranda
 
Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Home Contato Página de música Click aqui para pesquisar