Home
Sobre Antonio Miranda
Currículo Lattes
Grupo Renovación
Cuatro Tablas
Terra Brasilis
Em Destaque
Textos en Español
Xulio Formoso
Livro de Visitas
Colaboradores
Links Temáticos
Indique esta página

Sobre Antonio Miranda
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POESÍA ESPAÑOLA / POESIA ESPANHOLA

Coordinación / Coordenação de Aurora Cuevas Cerveró

 

 

 ÁNGEL GONZÁLEZ

(1925-2008)

Fallece Ángel González, poeta comprometido.

El poeta español Ángel González falleció ayer (viernes 11/o1/2008) a los 82 años de edad en una clínica de Madrid. El poeta ovetense ha reunido a lo largo de su vida importantísimos premios como el Príncipe de Asturias de las Letras y el Reina Sofía de Poesía Hispanoamericana, era además miembro de la Real Academia Español de la lengua. Una de las voces más representativas del siglo XX, vinculado a la generación del 50, junto a poetas como Claudio Rodríguez, Antonio Gamoneda, José Agustín Goytisolo, José Ángel Valente y Francisco Brines, entre otros, Angel gonzález publicará su obra en la segunda mitad del siglo XX, desde el año 1956 en el que publicó su primer libro, Áspero mundo, hasta el año 2001,  en el que vieron la luz sus últimos poemas bajo el título de «Poemas inéditos». En el año 2005 se publicó “Palabra sobre palabra”, una edición de su poesía completa.                                                                          Realismo crítico, talante moral, autenticidad, muchos son los rasgos que podrían definir la poesía de Ángel González que va a desembocar en un lúcido pesimismo mitigado por  la burla y el sarcasmo, tanto social, como literario y religioso, frente a la verdad del amor capaz de superar  al tiempo y a la muerte. 

 

Se nos ha marchado uno de los últimos grandes poetas vivos del S. XX, nos quedará siempre el consuelo de su obra.

Aurora Cuevas Cerveró

 

* * *

 

Ángel González Muñiz nació en Oviedo el 6 de septiembre de 1925. El poeta enfermó de tuberculosis en 1943 y durante el período de convalecencia se aficiona a la lectura de poesía y comienza a escribir poemas. Más tarde estudia derecho por su cuenta en la Universidad de Oviedo, licenciándose en 1949. Trabaja para La Voz de Asturias como redactor y en 1950 empieza a estudiar periodismo en Madrid. En 1953 se produce un reencuentro con Carlos Bousoño, quien le presenta a Vicente Aleixandre. Ambos amigos le animan a publicar sus poemas. La mala situación económica del poeta le lleva a la decisión de preparar oposiciones para el Ministerio de Obras Públicas. Dos años más tarde se traslada a Barcelona donde trabaja como corrector de estilo.

 

En los años posteriores estudiará Poesía Inglesa del Siglo XX en Londres, becado por el Ministerio de Educación. Contacta con el Partido Comunista del que se acabará alejando, y participará en Collioure en actos conmemorativos por el aniversario de la muerte de Antonio Machado. A partir de 1961 publica con regularidad sus libros de poemas y en 1968 su poesía completa con el título de Palabra sobre palabra, reeditada y aumentada en varias ocasiones.

 

Desde 1972 trabaja como profesor visitante en la Universidad de Nuevo México. En 1996 es nombrado miembro de la RAE y se le otorga el Premio Reina Sofía de Poesía Hispanoamericana. Su último libro hasta la fecha es Otoños y otras luces (2001). La revista Litoral, un año después, le dedica un monográfico bajo el título de Tiempo inseguro.

Fuente: www.catedramdelibes.com

 

Enlaces:
http://www.antoniomiranda.com.br/Iberoamerica/espanha/angel_gonzalez.html
http://www.fundacion-jrj.es/Documentacion/prensa/2007/agosto/0772.pdf
http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/AGonzalez/
http://amediavoz.com/gonzalez.htm

 

 

 

TEXTO EN ESPAÑOL  / TEXTO EM PORTUGUÊS

 

 

EL DÍA SE HA IDO

Ahora andará por otras tierras, 
llevando lejos luces y esperanzas, 
aventando bandadas de pájaros remotos, 
y rumores, y voces, y campanas, 
-ruidoso perro que menea la cola 
y ladra ante las puertas entornadas.

(Entretanto, la noche, como un gato 
sigiloso, entró por la ventana, 
vio unos restos de luz pálida y fría, y
se bebió la última taza.)

Sí; 
definitivamente el día se ha ido. 
Mucho no se llevó (no trajo nada); 
sólo un poco de tiempo entre los dientes, 
un menguado rebaño de luces fatigadas. 
Tampoco lo lloréis.  Puntual e inquieto, 
sin duda alguna, volverá mañana. 
Ahuyentará a ese gato negro. 
Ladrará hasta sacarme de la cama.

Pero no será igual. Será otro día.

Será otro perro de la misma raza.

 

AVANZABA DE ESPALDAS AQUEL RÍO ...

 

Avanzaba de espaldas aquel río.

No miraba adelante, no atendía

a su Norte —que era el Sur.

Contemplaba los álamos

altos, llenos de sol, reverenciosos,

perdiéndose despacio cauce arriba.

Se embebía en los cielos cambiantes

del otoño:

              decía adiós a su luz.

Retenía un instante las ramas de los sauces

en sus espumas frías,

para dejarlas irse —o sea, quedarse—,    

mojadas y brillantes, por la orilla.

En los remansos

demoraba su marcha,

absorto ante el crepúsculo.

 

No ignoraba al mar ácido, tan próximo

que ya en el viento su rumor se oía.

Sin embargo,

continuaba avanzando de espaldas aquel río,

y se ensanchaba

para tocar las cosas que veía:

los juncos últimos,

la sed de los rebaños,

las blancas piedras por su afán pulidas.

Si no podía alcanzarlo,

lo acariciaba todo con sus ojos de agua.

 

 

            De Prosemas o menos, 1985.

 

 

TEXTO EM PORTUGUÊS

Tradução de Antonio Miranda

 

 

AVANÇAVA DE COSTAS AQUELE RIO...

 

Não olhava pra frente, não atendia

ao seu Norte — que era o Sul.

Contemplava os álamos

altos, plenos de sol, reverenciosos,

perdendo-se devagar leito acima.

Se embebia nos céus

mutantes

do outono:

                 dizia adeus à sua luz

Retinha um instante os ramos dos salgueiros

em suas espumas frias.

para deixá-las ir — ou seja, ficar —,

molhadas e brilhantes, pelas margens.

Nos remansos

demorava sua marcha,

absorto diante do crepúsculo.

 

Não ignorava o mar ácido tão próximo

que já o vento seu rumor ouvia.

No entanto,

Continuava avançando de costas aquele rio,

e se abria

par tocar as coisas que via:

os últimos juncos,

a sede dos rebanhos,

as pedras brancas por seu afã polidas.

Se não podia alcançá-lo,

acariciava inteiro com seus olhos de água.

 

E com que amor o fazia!

 

 

            De Prosemas o menos, 1985.

 

 

Página ampliada e republicada em janeiro de 2008



Voltar para a  página da España Topo da Página Click aqui
 
 
 
Home Poetas de A a Z Indique este site Sobre A. Miranda Contato
Envie mensagem a webmaster@antoniomiranda.com.br sobre este site da Web.
Copyright © 2004 Antonio Miranda
Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Home Contato Página de música