Home
Sobre Antonio Miranda
Currículo Lattes
Grupo Renovación
Cuatro Tablas
Terra Brasilis
Em Destaque
Textos en Español
Xulio Formoso
Livro de Visitas
Colaboradores
Links Temáticos
Indique esta página

Sobre Antonio Miranda
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BELLA CLARA VENTURA

 

BELLA CLARA VENTURA

 

 

Nació en Bogotá (Colombia). Poeta con más de diez libros publicados, entre poemarios y antologías, novelista con cinco obras de gran éxito editadas, directora y productora de cine, laureada en varias justas, Bella Clara ha recorrido el mundo llevando su palabra a los rincones más selectos del Planeta.

 

 

Desde su Almamocha (novela), pasando por Diáspora y Asombro (Poesía), Lo que la vida quiera (novela), Hechizos del Bosque (Poesía), Huésped de la Luz (Poesía), A lo lejos (Poesía), Armando Fuego (novela), Niña de adentro, hasta Magias y retablos (Poesía) entre otras obras, Bella Clara ha demostrado ser un caso único en su género dentro de la literatura latinoamericana. Creadora de un estilo propio, que no es mancillado por el adjetivo inútil, que no se afana en eufemismos vanos, ha ingresado con el pie derecho a un territorio que siempre fue vedado injustamente para las damas creadoras, pero que ahora las reconoce en ellas y se congracia con sus maneras y sus formas.

 

Su Obra, reconocida en Suecia, Estados Unidos, Puerto Rico, México, Brasil, Ecuador, Uruguay, Perú, Cuba y Francia, es relativamente nueva; pero retumba como una voz autorizada de antigua data, publicada por importantes sellos como Oveja Negra y se apresta a caminar el camino de un reconocimiento total que ni ella misma seguramente soñó, pero que es un paso justo a su calidad y potencia creadora, y a esa búsqueda, muy suya, de definiciones que retumban como campanas de Iglesia en nuestros corazones. Es Embajadora por Colombia de Poetas del Mundo, proyecto coordinado por el poeta Chileno Luis Arias Manzo.

 

(Fuente: (Carlos Garrido Chalén, Poeta peruano, abogado y periodista nacido en Zorritos (Tumbes - Perú) en 1951.Premio Nacional de Poesía ("Patrimonio Cultural Vivo de la Nación").

 

Poemas extraídos de la revista chilena LA PATA DE LIEBRE, dirigida por el poeta Aristoteles España: www.lapatadeliebre.cl  

 

 

TEXTOS EN ESPAÑOL  /  TEXTOS EM PORTUGUÊS

 

 

VENTURA, Bella ClaraÁrboles de leche y miel.  Bogotá: Amisrael Colombia Editores, 2009.  120 p. 14x21,5 cm. ISBN  978-958-99133-0-7  
Ex. bibl. Antonio Miranda

 

GRACIAS

 

Agradecer por la vida
aún frente al futuro dolor
de la muerte em ciernes
nos deja en claro que el proceso
bien vale la pena
acogerlo en el seno de la sabiduría.
Experimentos y diárias lecciones
pulen el alma.
Los reveses la iluminan,
Remiten a la fuente del entendimento.
Única verdade
que parte en el escape final.
Luz alcanzada
al aprender
que estamos de paso
sacándole brillo al andar.

 

 

EL DESIERTO

 

Olvido por un instante
la identidad de mis palabras.

Se tornan viajeras
 con equipaje de pergaminos.
Nombres de lugares remotos
 descubren.
Plasman la Historia
sobre dunas en movimiento.
El maná cae del Cielo
en forma de espíritu.
Abro la boca. Como migas
hechas florecimiento.
Recuerdo que desde mi ayer
soy judia.
Guardo dentro de mí
remembranzas de un desierto.
Polvos de aire,
alimento de luz,
esencia de dátil.
Recobran su lugar de nacimiento,
El Negev, tierra dinámica
de color piel
 donde se alebrestan
voces y notas ancestrales.
Numen que me ocupa.

 

 

SELECCIÓN DE POEMAS INEDITOS
(Especial para La Pata de Liebre
en convenio con Portal de Poesía Iberoamericana)

 

RAYOS SOLARES

 

Miro los ojos del destierro.

Entiendo que la luz se apaga

en el corazón del hombre,

ausente de patria.

Patria humana es

la que se busca en caminos

de luz

cuando al abrir los párpados

se deja entrever la canción

de la mañana,

hecha oda de rayos solares

en la nota concordante

con su entorno de brillos

de ceguedad.

Sin contratiempo

sobre  el renacido palpitar

de la palabra se posan.

Pide por doquier

que la dejen ser.

Invoca para su tierra

la fuerza del pensamiento

sin lagunas,

metáfora de los arcanos,

fuente de tormentas

en el humano sentir.

Se mira al espejo.

De tanto en tanto

va abandonando en cada atisbo

la piel del ayer.

Como crisálida se renueva,

lista al vuelo

y a regresar a su reinventado hogar,

su universal terruño,

filigrana de cada movimiento

en el andar de sus habitantes

con el rostro de bondad

y la mochila de los sueños al dorso.

 

 

DOLOR DE PIEDRA

 

Dolor de piedra,

dolor de sal

corren por las venas

cuando agacho mi malestar.

Se inclina sobre él mismo,

se conduele.

En un arranque de optimismo

regresa al meollo de la pena

para buscar la respuesta

en la esencia.

Le devuelve la imagen

a la polaridad,

esa alegría esquiva,

coqueta,

guardada,

tal vez intrusa al ser llamada

que sólo se hace a la vista

cuando la estatua de sal

derrite su pecado

y yo regreso de cuerpo y alma

a la arena.

Talla en un abrir y cerrar de ojos

la jugarreta del sufrimiento

en un rictus de alabanzas

mientras en la cuadra de los dolores,

el gol se impone.

 

 

CARTA DE AMOR

 

Me formateo

como una carta de amor.

Empiezo por un título adecuado

que recuerde la sinfonía de los astros

 cuando enamorados están.

La luna se apaga

para crear la intimidad del abrazo.

Desarrollo un texto

recursivo

y gordito en la sustancia

al meterle todos los ingredientes

para lograr emocionar a

las mismas letras

en rojos de sangre activa.

Se unen las silabas en forma sagrada.

Contra la monotonía atentan.

 Develan en sus frases más redondas,

sensuales en apariencia,

sus sentidos de buen perfume.

La conclusión será para el mañana

en el dulce amanecer de una noche

que no quiere ver su fin.

Y la firma será borrosa

porque aún me tiembla la mano

de tantas caricias

bajo la sonrisa de estrellas fugaces.

 

 

 

MUNDOS

 

Atrás voy dejando mundos,

pedazos de mí misma

hechos recuerdos

en el tío vivo de la existencia

donde me acomodo a cada paso

bajo el trayecto librado

en las sombras

al tino de una luz

que acompaña el crecimiento.

Y sigo siendo esa niña,

mecedora de sueños

al cabalgar ausencias.

Esos universos que se van abandonando

a medida que volteo la página.

Jamás abandono el libro,

sagrado en sus textos,

son los propios,

escritos a pulso

cuando desenmascaro

la vivencia.

Me acerca a los fines de un ciclo.

En el aire

la distancia recupero.

me ubico

en nuevas estratosferas

donde caben mis pisadas,

de reclamos,

huellas de la ternura

que todavía me habita,

a pesar de haber restado

horas a cada trecho

para multiplicar mis bienes

 en la alcancía de la memoria. 

 

 

TEXTOS EM PORTUGUÊS

Tradução de Antonio Miranda 

 

RAIOS SOLARES

 

Miro os olhos do desterro.

Entendo que a luz se apaga

no coração do homem,

ausente de pátria.

Pátria humana é

o que se busca por caminhos

de luz

quando ao abrir as pestanas

se deixa entrever a canção

da manhã,

feita ode de raios solares

na nota concordante

com seu contorno de brilhos

de cegueira.

 

Sem contratempo

sobre o renacido palpitar

da palavra, pousam.

Peço por onde possa

que o deixem ser.

Invoco para sua terra

a força do pensamento

sem lacunas,

metáfora dos arcanos,

fonte de tormentas

no humano sentir.

 

Vê-se no espelho

De quando em quando

já abandonando em cada vislumbre

a pele de ontem.

 

Como crisálida se renova,

disposta ao vôo

e a regressar a seu reinventado lar,

seu universal torrão,

filigrana de cada movimento

no andar de seus habitantes

com o rosto de bondade

e a mochila de sonhos às costas.

 

 

DOR DE PEDRA

 

Dor de pedra,

dor de sal

correm pelas veias

quando rebaixo meu mal estar.

Volta-se sobre si mesmo,

se condói.

No deslanche do otimismo

regressa ao miolo da pena

para buscar a resposta

na essência.

Regressa a imagem

à polaridade,

essa alegria esquiva,

coquete,

guardada,

talvez intrusa quando chamada

que só se faz à vista

quando a estátua de sal

derrete seu pecado

e eu regresso de corpo e alma

à arena.

Talha num abrir e fechar de olhos

a jogada do sofrimento

no rito de louvor

enquanto na quadra das dores,

o gol é iminente.

 

 

CARTA DE AMOR

 

Me formato

como carta de amor.

Começo por um titulo adecuado

que lembre a sinfonia dos astros

quando apaixonados estão.

A lua se apaga

para criar a intimidade do abraço.

Desenvolvo um texto

recursivo

e robusto na substância

ao enfiar-lhe todos os ingredientes

para lograr emocionar

as mesmas letras

em rubores de sangue ativo.

Unem-se as sílabas em forma sagrada.

Contra a monotonia atentam.

Desvelam nas frases mais redondas,

sensuais em aparência,

seus sentidos do melhor perfume.

A conclusão será para o amanhã

no doce amanhecer de uma noite

que não quer chegar ao fim.

A assinatura será difusa

porque ainda treme a mão

de tantas carícias

com o sorriso de estrelas fugazes.

 

 

MUNDOS

 

Vou deixando mundos para trás,

pedaços de mim

feito lembranças

no tio vivo da existência

onde me acomodo a cada passo

no trajeto liberado

em sombras

no sentido de uma luz

que acompanha o crescimento.

E sigo sendo esta menina,

no acalanto de sonhos

a cavalgar ausências.

Esses universos que vão sendo abandonados

a medida que viro a página.

Jamais abandono o livro,

sagrado em seus textos,

sãos os próprios,

escritos a punho

quando desmascaro

a vivência.

Aproximo dos fins de um ciclo.

No ar

a distância recupero,

me finco

em novas estratosferas

onde cabem minha pegadas,

de reclamos,

vestígios da ternura

que ainda me habita,

a pesar de ter restado

horas em cada trecho

para multiplicar meus bens

no mealheiro da memória.

 

O DESERTO

 

Esqueço por um instante
a identidade de minhas palavras.
Tornam-se viajantes
com equipagem de pergaminhos.
Nomes de lugares remotos
descobrem.
Plasmam a Historia
sobre dunas em movimento.
O maná cai do Céu
em forma de espírito.
Abro a boca.

Como migalhas
em florescimento.
Recordo
que desde meu ontem
sou judia.
Guardo dentro de mim
recordações de um deserto.
Poeira do ar,
alimento de luz,
essência de tâmara.
Lembram seu lugar de nascimento,
O Negueve,
terra dinâmica
da cor da pele
onde vozes e excitam
e as notas ancestrais.
Poder celeste que me ocupa.

 

 

GRAÇAS

 

Agradecer pela vida
mesmo diante da dor futura
da morte grave
nos deixa claro que o processo
vale a pena
acolhê-lo no seio da sabedoria.
Experimentos e lições diárias
pulem a alma,
Os revezes a iluminam.
Remetem à fonte do entendimento.
Única verdade
que parte no escape final.
Luz alcançada
ao aprender
que estamos de passagem
tirando brilho ao andar.

 

 

 Página ampliada em setembro de 2017



Voltar para a  página da Colombia Topo da Página Click aqui
 
 
 
Home Poetas de A a Z Indique este site Sobre A. Miranda Contato
Envie mensagem a webmaster@antoniomiranda.com.br sobre este site da Web.
Copyright © 2004 Antonio Miranda
Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Click aqui Home Contato Página de música